viernes, 26 de mayo de 2017

¿Y si fuera esa oportunidad perdida?
¿Y si fuera lo mejor que te ha pasado?
¿Y si fuera quién podía construir tus sueños?
Hoy me siento bien, me siento fuerte,
creo que perdiste tu más que yo
aunque yo sienta que lo perdí todo.
Hoy el espejo me habla en positivo,
de una madurez muy bien llevada,
me habla de mis muchos defectos
pero sobre todo de mis virtudes,
me habla de ternura, de sonrisas,
de compresión, de inocencia, de optimismo.
Y me siento bien, me siento fuerte,
y creo que perdiste tu más
aunque yo sepa que lo perdí todo.
Se que no hay futuro entre nosotros
que la vida no da segundas oportunidades
pero hoy me siento bien
y tu gris no nublara mi día hoy
siempre te echaré de menos, siempre,
tal vez tu no lo hagas y debieras hacerlo,
podría construir tus sueños,
difícil será que te pase algo mejor,
hoy me siento bien, me siento fuerte,
y se que soy esa oportunidad perdida.





jueves, 25 de mayo de 2017

Un felino de movimientos elegantes,
de mirada curiosa y desconfianza,
que está contigo cuando quiere,
que si no estás con ella se enfada,
que cuando te da cariño te deshace,
que cuando es se olvida de ti te duele.
Que quieres que esté siempre a tu lado,
pero manda ella, ella manda,
te quiere pero es independiente,
nunca demasiado lejos,
pocas veces lo suficientemente cerca
para que sientas el calor de su cuerpo
y tus manos puedan acariciarla
aunque tu quieras tenerla siempre.
Esquiva y cariñosa, dura y a la vez desprotegida,
te necesita y tu la necesitas a ella,
pero jamás lo reconocerá,
jamás mostrará debilidad,
jamás te dará nada que no quiera darte,
desconfiada y curiosa siempre,
esa curiosidad que a veces la pone en peligro.
Te observará, mirará tus movimientos,
caminara a tu lado cuando le apetezca
y cuando no quiera caminara sola.
Te amará así, esquiva siempre, siempre tierna,
Si la haces daño clamará venganza
y sus uñas y sus dientes dejan heridas
de las que no te curaras nunca.
Bella, muy bella, como lo son todos los felinos.
Si la conoces no podrás evitar amarla
pero ella nunca te dirá nada
tan solo podrás soñar con que te ama.





miércoles, 24 de mayo de 2017

Colgando de una encina centenaria
con un trisquel tatuado en su corteza,
dejó el alma un atrapador de sueños
y a diario miraba entre sus plumas,
con la ilusión de un niño,
para comprobar si estaba lo que buscaba,
como si los sueños llegaran solos,
como si los milagros existieran,
como si aquella encina fuera su meta.
Y tal vez lo fuera, tal vez su deseo
fuera vivir pendiente de esa encina,
donde habitaba la magia ancestral,
donde presente, pasado y futuro
caminaban unidos sin moverse,
donde había algo de lo que fue,
algo de lo que no era pero lo recordaba,
algo de lo que podría ser.
Un lugar de tranquilidad sin riesgos
donde desear lo que se perdió
donde vivir en la indefinición,
sin arriesgar un futuro que no llegara.
Confiando en ese poder para la transformación,
de lo que fue, de lo que es,
de lo que no quería que fuera,
confiando en que solo con desearlo
se obrara la magia, el milagro, llegara la meta.
Y allí sentada murió el alma,
Inmóvil, adormecida, apagándose a poquitos
esperando a encontrar su sueño atrapado,
olvidándose de que lo sueños nunca llegan solos,
de que hay que salir a buscarlos y luchar por ellos,
y aun con todo tal vez nunca los alcances.
Pero el alma solo tenía ojos
para el sueño que encontraron,
una excepción en el mundo
que hizo cambiar su historia.


martes, 23 de mayo de 2017

Lobas y lobos solitarios,
aullando su dolor a la luna llena,
moviéndose en la oscuridad,
entre las sombras,
escondidos, sigilosos
en un bosque de árboles mudos.
Buscando saciar su sed,
devorando corazones
para alimentar el suyo,
desgarrándolos a dentelladas
como si con eso pudieran
curar sus propias heridas.
Una presa y otra mas
para seguir hambrientos
sin encontrar el alimento
para llenar ese vacío que sienten.
La noche es su vida,
el día su sueño,
pero nunca descansan relajados,
dejaron de hacerlo
el día que perdieron la inocencia.
Y atacan con fiereza,
muerden, desgarran,
sin importarles destruir vidas
simplemente para dejarlas tiradas
entre unas zarzas de pinchos afilados
que se clavarán en su cuerpo para siempre.
En un momento de lucidez
se arrepienten al ver el mal que hacen,
al ver el dolor que infringen
para nada, sin que signifique nada,
pero a la noche siguiente
vuelven a salir de caza.
Lobos y lobas hambrientos,
corazones vacíos y rotos,
sus ojos lloran, se odian a si mismos,
mientras su dientes afilados
siguen mordiendo, desgarrando.


viernes, 19 de mayo de 2017

Días que fueron sonrisas,
días de magia, de encantamientos,
la primavera nació mas bella que nunca.
Y nació en esa sonrisa,
que tantas veces me regalaste luego
que guardo como mi mayor tesoro,
algo efímero, fugaz, algo eterno
para conservarlo siempre en el recuerdo.
Días que fueron de emociones intensas,
millones de mariposas revoloteando
adornando cada día con todos sus colores,
y así fueron para mi todos los días
aunque esos colores cada vez fueron mas grises.
Días que fueron  cada vez mas horas,
que nos llevaron  cada vez mas cerca,
cada vez mas cierto, cada vez mas necesario.
Días que fueron inocencia,
nos buscamos y nos terminamos encontrando
tan solo un instante, un día de calor
sol y nubes en el cielo,
vaticinio de un futuro que no supimos ver.
Y otro día esperándome bajo la tormenta
para cobijarme en tu paraguas,
tan cerca estábamos que podíamos rozarnos,
escondidos, tomando un café
en un bar donde ni las almas perdidas
nunca jamás soñarían en encontrarse.
Fueron días sin reloj, ni calendario,
las horas morían para que naciera la vida,
el tiempo pasaba a la vez lento y raudo,
y sentados en aquel banco
rodeados del gris y el sonido del tráfico
estuve a punto de besarte
y fueron noches de crema de chocolate
tan dulce que no podía apartarla de mis labios,
y días de abrazos, de unir a escondidas nuestras manos,
de apoyar mi cabeza en tus muslos
para mirarte a los ojos, para mirar tu sonrisa,
esa sonrisa donde nació los días que fueron.
Días que fueron de sonrisas
de felicidad completa,
de sueños,
de vida.


jueves, 18 de mayo de 2017

Pierde el color con el paso de la vida,
envejecido y cubierto de polvo,
la sábana con la que lo cubrí
lo mantuvo intacto durante un tiempo
pero largos son los días
largos también son los años,
frio y lluvia, sol y calor,
se van comiendo la piel que lo adornaba.
Y aparece ahora desnudo y roto,
nostalgicamente bello,
pero menos bello de lo que fue,
de lo que era, de lo que pudo seguir siendo.
Y lo contemplo todos los días,
como lo llevo contemplando
desde aquel doloroso verano,
perdiendo su brillo
sin que fuera capaz de pervivirlo.
Como cuando cada día te miras al espejo
y nada cambia, sigues siendo el mismo,
pero una foto de momentos mas dulces
te hace darte cuenta de que estás equivocado,
mas arrugas en la piel, mas heridas, mas viejo.
Y envejecido está aunque lo cuido
pero hay cosas que no mueren
hasta que lo hacemos nosotros mismos
y cada mañana me levanto soñando
que tal vez algún día le volvamos a dar brillo,
cuatro manos para restaurarlo, para pintarlo,
y con la madurez que dan  los años
sea tal vez menos puro pero mas bello.


miércoles, 17 de mayo de 2017

Te lo entregué casi todo, ¡joder! sabes que lo hice,
no estoy seguro pero creo que te lo habría entregado todo.
Cuantas mas puertas abría mas portazos recibía,
y lo seguía intentando y pidiéndote perdón por intentarlo.
Podría haberte mandado mil veces a la mierda,
sabes que te lo merecías, tal vez era lo que querías,
pero no entendías todo lo que te quería.
Por momentos me hiciste sentir que no valía nada,
que no era nadie, que no era nada,
quería entenderte, creía hacerlo, pero me dolía,
mil veces vendí mi orgullo por mantenerte a mi lado,
el precio merecía la pena, la sigue mereciendo.
Pero hoy tengo ganas de gritar que fuiste una cabrona,
quiero gritar que no supiste devolverme
ni una parte de ese amor que a diario te entregaba,
y sin embargo te entiendo, entiendo tus razones.
Puto frio que hay en tu interior, congela lo que tocas,
demasiado cerebral para intentar ser feliz,
para apreciar lo que valían cada uno de mis gestos.
Miedo, terror a arriesgarte y perder lo que nunca has tenido.
No se, sigo pensando que me querías, quiero pensarlo,
por eso me duele tanto pero puedo vivir sin ti,
lo tengo casi todo y a veces pienso que tu no tienes nada.
Me muero de pena cada vez que pienso
como se escapa esa vida entre tus dedos,
tu manía persecutoria nunca te permitirá ser feliz,
siempre veras amenazas y no oportunidades.
No se, no se porque me sale todo esto,
creo que siento la necesidad de decir que te quería a pesar de todo,
a pesar del dolor que sentía cada vez que me despreciabas,
cada vez que sentía que solo era un entretenimiento para ti.
Y si, te lo dije alguna vez, y en tus enfados veía
amor pero también que te perdía.
Ostias, me negaste una despedida, una palabra,
¿dónde cojones vas a encontrar a alguien que te quiera mas?
¿dónde cojones vas a encontrar alguien te pueda hacer mas feliz?
¿dónde cojones vas a encontrar una persona mejor que yo?
Si me querías fuiste una cobarde, si no lo hacías una hija de puta.
Y ese es el papel que llevas en la vida,
tal vez la gente te odie porque no dejas de dar razones para ello,
tal vez esa manía persecutoria no sea una manía,
tal vez realmente te suceda porque te lo ganes,
no todos somos capaces de mirar en tu interior
para intentar entenderte, poco gente será capaz de amarte.
Muchos desearan tu cuerpo, tu carne, tu sexo,
¿pero quién coño va a ser capaz de amar
ese monstruo negro que llevas en el interior?
Solo unos pocos, solo los que con nuestra mirada
vamos mas allá, los que buscamos que es lo que defiendes
con tanta fiereza, con tanto ahínco, con tanta virulencia.
Y lo vi. Lo vi y te amé. Lo vi y te seguiré amando.
Tal vez hoy me odies mas, tal vez ya me hayas olvidado,
siento decírtelo preciosa que yo te seguiré amando
y el mayor mal que te deseo es que no me hayas olvidado,
que en el fondo de tu corazón me sigas amando
y que sepas, que recuerdes cada día, que yo te sigo amando.



martes, 16 de mayo de 2017

El camino estaba plagado de huellas,
el barro esculpía las pisadas 
de quienes por allí habían pasado
en los lluviosos días de invierno,
centenarios árboles testigos mudos
de la historia, de los pasos que se dieron,
en aquel lugar, en aquel tiempo,
después de que su alfombra de hojas rojas
tornaran en amarillo hasta hacerse uno con la tierra.
Testigos de una parte del camino,
de la pequeña parte que vieron,
de la que completaron escuchando a sus hermanos,
que antes o después contemplaron
una parte de la misma historia,
un paso mas, el primero y el último, todos los pasos.
Escribieron la historia, una historia de amor,
una historia plagada de sonrisas,
de momentos tristes y muy triste final.
Pero de lo que sintieron, no sabían nada,
de lo que pasaba por las mentes, por los cuerpos
de los caminantes no sabían nada,
tan solo sabían lo que vieron
y lo que vieron no es nada.
Aquellas huellas se borraran el próximo invierno,
y otras habrá de las que contar su historia,
y con todas las historias, contarán la historia del camino.
Pero en las personas que transitaron aquel camino,
las huellas quedaran marcadas para siempre,
en su mente, en su corazón, en su alma,
tal vez alguien mantenga siempre vivos esos pasos,
tal vez  se vayan difuminando con el tiempo,
pero siempre los llevarán marcados en ellos mismos,
tal vez conscientemente, tal vez incluso sin saberlo,
los pasos que dieron les hicieron distintos.




lunes, 15 de mayo de 2017

Breve, así es la vida, breve,
que decir de los instantes
que pasamos juntos,
milésimas de segundo
si la vida fuera un solo día.
Breve, fuimos muy breves,
y sin embargo me dejaste marcado,
una huella que perdura toda la vida,
breve, como es la vida, breve,
y tal vez mas allá,
tal vez algún día sea breve
en la eternidad del universo,
mas allá de las estrellas,
tal vez, tal vez, allí también sea breve.
Tal vez allí volvamos a encontrar
el paraíso en que vivimos
aquellos momentos de vida
que no queríamos
que acabaran nunca.
Fue breve, demasiado breve,
tan solo unas pocas horas
de unos pocos días
de poco mas de un año,
muy breve para lo que sentíamos.
Y siguen naciendo y muriendo
las hojas en los árboles,
y aquellos momentos
cada vez los siento mas breves,
y los veranos me agobian,
los otoños son mas tristes
y los inviernos son mas fríos
y en esta primavera
no quieren volver las sonrisas.
Breve es la vida,
tiene sentido si, lo tiene,
pero menos sentido sin ti,
atesoro los breves instantes
que pasamos juntos
y los llevaré conmigo en esta vida breve,
los llevaré mas allá de las estrellas,
a la eternidad del universo
y sin nos encontramos allí
la eternidad será breve.


viernes, 12 de mayo de 2017

Detrás de las mismas palabras, de los mismos actos se encierran diferentes significados, diferentes sentimientos. Los mismos sentimientos se expresan con diferentes palabras, con diferentes actos. Así hemos aprendido a comunicarnos, nuestro código, que no es común para todas las personas. Por eso a veces cuesta tanto entenderse. Cada uno tenemos nuestros valores, nuestras ideas, nuestras experiencias vitales. Lo que decimos, lo que hacemos, como nos compartamos es también producto de ellas. Y para entendernos hay que hacer el esfuerzo de meterse en la piel de la otra persona, intentar escuchar lo que quiere decirnos, no lo que nosotros entendemos. Tarea más fácil cuando vas conociendo a alguien porque los códigos también se van compartiendo. Pero a veces ocurre, tú lo sabes, que cuando mas te conoces menos te entiendes, que cuanto mas incorporas de la otra persona mas difícil te resulta comprenderle. Yo no te entendí a ti, muchas vueltas le he dado y creo que he comprendido algo, creo que tú tampoco me entendiste pero más que nada es un simple deseo. Decía en el libro que, en parte, da título a este blog que para vencer al enemigo tienes que comprenderlo, que entenderlo, saber cómo y desde donde hace las cosas que hace. Y decía también que si llegas a hacerlo le amarás y ya no será tu enemigo, no querrás vencerlo, no querrás destruirlo. No daba tantos detalles o por lo menos nos los daba así pero creo que sin duda tiene razón. Nunca te consideré mi enemiga, te amé desde el principio, solo pongo estas frases porque creo que guardan la clave del entendimiento entre los humanos. Somos diferentes, lo somos, e incluso habiendo tenido las mismas vivencias seríamos distintos los unos a los otros pero creo que no tanto como nos pensamos. Si hay que pensar en lo que nos dicen para entenderlo, tenemos que hacer el esfuerzo de pensar lo que decimos para que nos entiendan. Soy una persona impulsiva, a veces me controlo, a veces no consigo hacerlo y hablo sin pensar y reacciono y hago daño, a ti te lo hice. Y me obsesiono y me vuelvo destructivo, pero no quiero destruir a un enemigo, no quiero destruir a nadie –aunque lo hago-, y normalmente destruyo lo que mas amo, porque cuando amo no controlo lo que siento, cuando amo no pienso porque me desbordan los sentimientos y no consigo controlarlos. No puedo pedirte que te pongas en mi piel, no puedo pedir que te hagas uno conmigo. Solo quiero que sepas que te amé, que te amo, que te seguiré amando aunque no supe expresarlo en mis palabras y en mis actos.