viernes, 3 de noviembre de 2017

Si tan solo pudiera mirarte una vez más, perderme en tu mirada para entrar en las profundidades de tu ser, para comprender el sentido de mi vida, para recorer tu cuerpo perfecto y entender que el deseo que me provocas es el más pequeño de mis sentimientos. Si tan solo pudiera mirarte una vez más y volar por encima de las nubes y ver todo lo bello que hay en el mundo,  salir de mi cuerpo para vivir en mi alma, besar mis miedos mientras vivo mi sueño, dejar de llorar por un instante por haberte perdido. Si tan solo pudiera mirarte una vez volvería mi sonrisa, volvería la mirada inocente del niño que cree que la vida le traerá el regalo con el que tanto ha soñado, volvería a erizarseme la piel por todo lo que se mueve dentro. Si tan solo pudiera mirarte una vez más, únicamente un instante, podría enfrentarme tranquilo a esta muerte que me espera, que nos espera a todos. Si tan solo pudiera mirarte una vez más y tú me devolvieras la mirada podría morir feliz cuando me llegue el momento.

miércoles, 18 de octubre de 2017

Ya hace un tiempo que se fueron las lluvias,
se fue el olor a tierra mojada,
la hierba fue perdiendo su color,
los árboles sus hojas,
y del manto amarillo de muerte no nació nada.
La tierra se fue secando hasta agrietarse
y lo que fue un bosque torno en desierto
donde quedaban las huellas marcadas
de lo que somos de lo que fuimos
hasta que un simple soplo de viento
las arrancaba para siempre
sin dejar ni un solo rastro de nosotros.
Se fueron las lluvias, se fueron para siempre,
se fue la vida pero quedó la tormenta,
miles de rayos, de truenos, de relámpagos
pero ni una solo gota de lluvia, ni una gota de vida,
el eterno recuerdo de que estuvieron ahí,
la eterna esperanza de que volvieran,
la certeza absoluta de que nunca volverían.
Y así nacieron mis lagrimas negras,
tan muertas como el suelo donde se derramaban.
Ahora ya no importa, hasta las lágrimas se secaron
y mi piel con ellas, mi corazón con ellas, mi vida con ellas.
El camino hacia la muerte es mas feliz
recordando el verdor de aquellos días
en los que creí que la primavera sería eterna.

miércoles, 11 de octubre de 2017

Fueron tiempos mejores,
otros tiempos, no sin problemas,
pero tú sonrisa lo borraba todo,
esa que no podíamos evitar poner al vernos,
esa triste mirada al despedirnos.
Habría más días, miles de días,
eso pensaba pero no los hubo
y tal vez ahora ni tan siquiera
pueda contar mis días por miles.
Cruel destino.
Confiaba en una segunda oportunidad
y ahora solo puedo pensar en seguir viviendo
para poder seguir contándolo.
Hoy he recordado tus manos,
esas que un día trataron de coger las mías
para consolarme y que por un momento rechace,
y un segundo después rectifiqué
pero era demasiado tarde.
Esas manos que una vez tuvieron las uñas
lacadas en verde. Me encantaban tus manos.
Toda tú me encantabas.
Pero los años han pasado
y tú ya te habrás olvidado de mí
y tal vez pronto sea tan solo un recuerdo
para cualquiera.
No has querido saber de mi
y yo te sigo recordando todos los días,
tal vez esta tortura acabé pronto.
Morí el día que me dejaste,
no lo sabía pero había muerto,
creí renacer pero solo sirvió
para darme cuenta que había muerto.
¿Qué más da si mi cuerpo muere también ahora?
Pelearé para que no suceda,
para que siga habiendo un camino a la esperanza.
Morí aquel día, ahora tan solo sigo respirando.


jueves, 5 de octubre de 2017

Hace algunos días cumplí un año mas. Nunca le había dado demasiada importancia al hecho de cumplir años pero las circunstancias hacen que ahora cobré una especial importancia seguir cumpliéndolos. Curiosamente, aunque con los años uno, al menos yo, va perdiendo la ilusión por esa fecha en concreto, este año me tuvieron que recordar que era tan señalada fecha, supongo que ahora lo que importa son los días no los años, supongo que ahora tengo una preocupación que, por muy bien que lo esté llevando, no deja de nublar muchas de las cosas que en otras circunstancias eran importantes.
Pero no, nadie o casi nadie de las personas con las que me relaciono dejó que se me olvidara esa fecha. Al contrario, recibí mas felicitaciones que nunca. No se a que atribuirlo la verdad, quiero pensar que las personas me tienen aprecio (y de muchas de ellas estoy convencido que es así) pero tal vez algunas se dejaran llevar por la lástima (cosa que yo no siento por mi mismo), o por cualquier otro sentimiento. Lo que mueve a las personas a hacer las cosas que hacen a veces es un secreto hasta para ellas mismas. A veces no somos capaces de comprender nuestras propias motivaciones. Al menos yo a veces no me comprendo a mi mismo en muchas ocasiones, y en otras que creo hacerlo tal vez esté equivocado.
Pero ¿qué mas dan las motivaciones? el caso es que me hicieron sentir bien con las felicitaciones, que me hacen sentir bien por la constante preocupación, que me hacen sentir bien cada momento que me cruzo con alguien. Tal vez esté alimentando mi propio egocentrismo al pensar que algo habré hecho bien para estar en la mente de tantas y tantas personas aunque solo sea por un instante. Alguien me dijo una vez que era una de esas personas tóxicas y nunca he descartado, y sigo sin hacerlo, que tuviera razón. Había dolor en aquellas palabras pero el dolor no tiene porque estar reñido con la verdad, sin embargo esta jodida enfermedad y en la que salvo milagro la mejor expectativa es la cronificación y todo el cariño que estoy recibiendo me hace alejarme un poco mas de esa teoría. Nunca me alejaré del todo, es imposible que me aleje, porque esas palabras calaron muy profundo dentro de mi y porque alejarse de ella me acercaría al mas puro de los egocentrismos y de entre todos mis defectos seguramente el egocentrismo sea el mas acusado, aunque es probable que nadie o casi nadie lo diría.
En fin, como muchas veces y mas desde que me diagnosticaron, no se muy bien a que vienen las cosas que escribo. Supongo que en estos momentos tan solo necesito soltar algunas cosas que llevo dentro. Espero que en algún momento vuelvan esos tiempos en los que me sentaba casi todos los días para escribir historias que me parecían bellas.

lunes, 25 de septiembre de 2017

Días de besos, de abrazos, de buenas palabras,
en cada persona encuentro un consuelo, una sonrisa,
trasmitiendo energía positiva a raudales.
Me sorprendo de lo querido que soy,
de la preocupación de tantas y tantas personas,
y pienso que algo he debido hacer bien,
aunque la sombra de todo lo malo que hice
siempre será muy alargada.
Pedir perdón ahora no me parece suficiente,
y lo pedí y no siempre me fue concedido,
y es justo que así fuera,
no todo se puede perdonar,
no siempre estamos preparados para perdonar,
no siempre el dolor que provocamos es perdonable,
o, al menos, no se lo perdonaríamos a cualquiera.
Una losa que hay que llevar hasta que otra losa nos cubra.
Ya está, aprender para el futuro.
Y ahora a pensar en esos abrazos, en esos besos,
en esas sonrisas y palabras amables,
en recoger toda esa energía de la gente que me quiere.
Ningún abrazo será como aquellos que no tengo
y si no los tengo será que no los merezco.



viernes, 22 de septiembre de 2017

Son días, solo unos días mas los que pasan, sin mas alegrías ni tristezas que otros, unos días que simplemente quieres que pasen, que avance rápido el calendario para saber que lo que te queda por delante es vida. Pero, son días, unos días mas pero como en cualquier día también pasan cosas y hay alegrías y tristezas. El mundo no se para cuando estás enfermo, los sentimientos no se detienen cuando estas enfermo y sigues tomando decisiones. La vida sigue, te sigues equivocando. Y así se aprende, aunque a algunas personas nos cueste horrores aprender, tal vez porque confiamos demasiado en las personas. Lo he dicho mas veces, mil decepciones no me harán cambiar en eso. Lo cierto es que lo esperaba, esperaba que no hubiera respuesta a una petición mas o menos directa. Pasar de largo o ignorarla por completo, eso era la esperable y así parece que va a suceder. Las personas te sorprenden suele decirse, pero para eso tienen que dejar de pensar solo en su culo por muy hermoso que sea. Pero no puedo criticarlo, yo soy el primer egoísta, pocas personas conozco que en mayor o menor medida no lo sean, pocas o tal vez ninguna. Hay que saber las motivaciones de fondo para entender a las personas. Sigo confiando en ellas.
Y ya está, pasan los días y se acerca el momento de tener una idea mas certera de si el tratamiento está funcionando, de si hay esperanza, de si hay vida. Solo los muertos no pueden despedirse y a mi todavía no me toca despedida.

lunes, 11 de septiembre de 2017

Sueño, sigo soñando, soñando te mueres pero menos.
Sigo vivo, sigo viviendo, viviendo te mueres pero menos.
Siempre hay otro paso que dar, siempre hay barreras,
pero ¿qué mas da?, aun  estoy vivo y con fuerzas para saltarlas.
¿Y qué si quisiste desaparecer de mi vida?
¿Y qué si ya no soy nada para ti?
¿Y qué si nunca lo fui?
Para mi lo fuiste todo, viví un maravilloso sueño.
Siempre llevaré en el corazón que fuera tan solo eso,
un sueño del que uno no quiere no despertar pero despierta,
siempre me dolerá que el sueño no se convirtiera en vida,
te echaré eternamente de menos, pero quisiste ser historia
y eso eres, una historia que aun sigo escribiendo,
amarga y sutil venganza del que siente dolor
pero no quiere hacer mas daño que recordarte cada día,
que si, que era cierto, que te amaba con locura,
con una locura seguramente insana,
que me acostaba pensando en ti para soñar contigo,
que me levantaba pensando en ti para vivir contigo.
Era cierto, siempre fue cierto.
Me lo preguntaste un día ¿recuerdas?
llevabas un vestido granate en aquel bar tan inglés,
¿por qué estás aquí? esa fue tu pregunta.
Dudé, dudé un eterno momento y contesté porque te quiero.
Pero mi duda no era sobre mis sentimientos,
dudaba porque no sabía si es lo que debía decir,
no sabía si es lo que querías oir
y no quería que nada nos separara, no quería que salieras huyendo.
Pero no lo era, no era eso lo que querías,
aunque creo que tu corazón anhelaba unas palabras
que tan pocas veces habrás oído y mucho menos tan sinceras.
¿Y que querías tú? ¿por qué estabas allí tu?
tan tremendamente preciosa, tan encantadora como eras,
tan triste como te pusiste al oir la repuesta.
¿Que querías? nunca me lo dijiste, jamas respondiste a esa pregunta.
Como siempre, sin decir una palabra de lo que sentías por mi.
Hubiera matado por un solo te quiero
pero lo único que oí de tus sentimientos en el tiempo que estuvimos juntos
fue un espero no tener que terminar odiándote.
¿Y qué? Qué mas da. Al final me terminaste odiando,
aunque tal vez fue peor el desprecio que vino primero.
Pero ¿qué mas da? sigo vivo, sigo soñando,
y en mi vida y en mis sueños me acompañaras siempre.
Ahora tengo mas cerca la muerte, una muerte que te da igual,
y tienes la mala suerte de que probablemente pueda cumplir mi promesa,
esa de que te seguiré queriendo siempre,
tal vez ahora de otra manera pero siempre,
estoy mas cerca de cumplir esa promesa si,
y si la suerte quiere que viva cien años,
la cumpliré, porque la promesa la hizo el corazón no la cabeza.
Sueño, sigo soñando. Vivo, sigo viviendo.

martes, 5 de septiembre de 2017

Corazones negros, el tuyo.
Es punto negro que tenías,
ese que a veces oscurecía tu vida,
ese que no supe ver al principio.
Ese, ese te ha llegado y te ha inundado al corazón.
No lo entiendo, no puedo entenderlo,
no puedo entender que ni la curiosidad te mueva,
y si te mueve, lo entiendo aun menos.
Como negar una palabra a quien te amo,
a quien tal vez amaste
y ahora te pide una despedida
que realmente podría ser para siempre.
No lo entiendo.
Me odias.
Solo fui un juguete para ti.
Mierda joder.
No sabes como duele,
como duele no poder olvidarte
y devolverte ese desprecio.
Pero yo no soy así,
mi corazón es negro pero menos,
mi alma es negra pero menos.
Te lo perdoné todo, todo,
lo que hiciste sin querer
y lo que hiciste queriendo.
Y esto también te lo perdono,
pero tienes que saberlo,
tienes que curarte,
los corazones negros se mueren,
y el tuyo estaba ya bastante muerto.

viernes, 1 de septiembre de 2017

Pasado el primer ciclo de tratamiento y ya en periodo de descanso me encuentro fenomenal físicamente. Efectos secundarios de la quimio he tenido pocos y muy llevables. Se que estoy gravemente enfermo, que mis expectativas de curación son pocas y que probablemente la quimioterapia me acompañe el resto de mis días, de mis años, de mis lustros, de mis décadas. Me siento bien, me siento fuerte, no me siento enfermo pero cada día soy consciente de que lo soy, de que mis días están contados ¿pero no lo están los de todo el mundo? La muerte es algo irremediable, lucharé para que me llegue lo mas tarde posible. Mi esperanza de vida se ha reducido mucho pero quien sabe tal vez me cure aunque sea poco probable, tal vez la ciencia avance y lo que ahora tiene pinta de convertirse en crónico se pueda curar. No pierdo la esperanza, lucharé para seguir vivo y disfrutar de la alegrías y tristezas que da la vida. Si de las tristezas también, la vida merece la pena siempre. Tengo la suerte de haber vivido muchas experiencias, tengo la suerte de haber vivido el amor aunque terminara trayéndome mas dolor que felicidad, tengo la suerte de haber podido ser bastante feliz a pesar de los malos momentos que trae la vida. Todo lo que venga por delante en este tiempo extra es un regalo que pienso disfrutar a tope. Siento que solo tengo una pena, que solo tengo algo que cerrar, algo que tenía que acabar pero que pudo acabar mejor, por desgracia los corazones que se vuelven negros, que se dejan atrapar por otro tipo de cancer mas peligroso como es el odio no les queda ni el mas mínimo cariño como para tener el valor de ofrecer una despedida mas que merecida. Tengo suerte. Vivo en el primer mundo, en el mundo de los que somos ricos y la sanidad que aquí tenemos probablemente me permita seguir vivo muchos años. La mayoría de los 6500 millones de personas que viven en el mundo se morirían con esta enfermedad en pocos meses. Mi cancer puede curarse o al menos cronificarse. Para curar un corazón negro hace falta voluntad, valentía y cariño y me temo que algunos son incurables. Tampoco pierdo la fe, igual que el punto negro se extendió puede haber una curación espontánea. También existe esa remota posibilidad para mi cáncer pero son pocos los casos conocidos en el mundo. Si pudiera elegir, la verdad no se que cual de las dos curaciones preferiría que llegara. La muerte es inevitable, vivir con un corazón negro es como estar muerto en vida.

viernes, 18 de agosto de 2017

Estimados/as hackers, esta vez si, habéis conseguido entrar en mi cuenta. Supongo que al altamente decepcionados por el contenido aburrido al que habéis podido acceder y más aún por las nulas expectativas de sacar un beneficio económico. Tal vez simplemente habéis decidido respetar este espacio. En cualquier caso gracias por visitarme de nuevo. Obviamente he vuelto a cambiar las claves pero supongo que si ha conseguido una vez podrá conseguirse otra. Sorprendido estoy eso si de que el ataque haya sido desde España, supongo que será que cuando intentabais acceder desde servidores de países exóticos Google os bloqueaba el acceso.
Pues nada, lo dicho, gracias por visitarme y espero que volváis a entrar de nuevo pero a leer lo que escribo.

P.D.: Analfabeto informático como soy me sorprende las habilidades que tienen algunas personas. Usenlas para cuestiones más importantes y beneficiosas.